Aceptando los problemas psicológicos

Para entender realmente el impacto de vivir con una enfermedad mental, tienen que conocer a alguien que haya sido diagnosticado, tener un diagnóstico vos mismo, o haber presenciado cómo la enfermedad mental puede afectar a los individuos y a sus familias.

Tomemos el caso de Rajel, por ejemplo, a quien se le diagnosticó un “trastorno del estado de ánimo no especificado”. El suyo puede definirse no como un caso de carga y privación, sino como uno de inmenso triunfo. Esto se debe a que Rajel ve a su enfermedad principalmente como un recordatorio de nunca rendirse.

Rajel es una madre felizmente casada con dos hijos. Como la mayoría de las madres, ella cuida incansablemente a sus hijos, asegurando que sus necesidades sean satisfechas. Una de las maneras de satisfacer las necesidades de sus hijos consiste en proveerlos financieramente. Para ello, Rajel trabajó a tiempo completo durante más de diez años. Pero equilibrar su vida como madre trabajadora es un acto de malabarismo. Lo que resulta aún más desafiante es que Rajel consiguió una Maestría, como una manera de aumentar sus ingresos para poder llegar a fin de mes. Para complicar aún más las cosas, Rajel también lucha contra la enfermedad mental.

En numerosas ocasiones fue admitida en centros psiquiátricos, en donde se le daban distintos diagnósticos, antes de que se le diera su diagnóstico final oficial en donde lo que padece se asemeja al trastorno bipolar. La enfermedad de Rajel la obliga a tomar una medicación diariamente para ayudarla a funcionar y cumplir con sus obligaciones. Aun así, aunque es consciente de sus dificultades, Rajel no permite que su enfermedad la derrote, ni tampoco se fatiga en la autocompasión. Por el contrario: Rajel utiliza sus desafíos como un vehículo para traer esperanza, felicidad y éxito a sí misma y a los demás. Su devoción y dedicación a su familia y comunidad es ejemplar, ya que sin temor canaliza su energía para fortalecer a otros al inspirar a muchas personas con enfermedades mentales. Su deseo de ayudar a otros tuvo un impacto directo en la comunidad judía.

Como fundadora de Chazkeinu, una organización para mujeres judías con enfermedades mentales. La meta de Rajel es proporcionar jizuk a todas las que padecen enfermedades mentales, con apoyo empático y genuino. Como ella explica, “Ayudamos a las personas a sentirse seguras, comprendidas y elevadas en medio de sus luchas”.

Si podemos comenzar a mirar las enfermedad mentales de manera diferente abrazándolas para que nos de fuerza, podemos eliminar parte del estigma o vergüenza que a menudo se siente con el diagnóstico. Como dice Rajeli: “Es crucial terminar con la sensación de que hay algo vergonzoso acerca de la enfermedad mental, para que las personas que sufren puedan obtener la ayuda que necesitan sin preocuparse de lo que otros piensen”. Así, su narrativa despierta y engloba la verdad auténtica sobre la enfermedad mental. Si uno está sufriendo de un desorden del humor o de un desorden de la personalidad es importante considerar que en las enfermedades mentales las luchas de unos son parecidas a las luchas de otros.

Las personas diagnosticadas con un trastorno de la personalidad son vistas como individuos que exhiben disfunción en las relaciones interpersonales, muestran un pobre control de los impulsos y, a menudo, se comportan de manera errática. Se cree que no pueden funcionar debido a un estado de salud mental debilitado, a pesar de la evidencia que muestra cómo estos rasgos pueden a veces contribuir positivamente a ciertos dominios en la vida. Por ejemplo, los rasgos de personalidad narcisista pueden desempeñar un papel constructivo en la consecución de dos aspectos importantes del éxito: El estatus y la riqueza. De hecho, Sigmund Freud sostuvo que el narcisismo podría ser positivo, especialmente en el desarrollo de la primera infancia, durante la cual es necesario establecer una base firme de “amor propio”.

De los 10 tipos de trastornos de la personalidad enumerados en el Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales en el DSM-V, el grupo B se caracteriza por un pensamiento o comportamiento dramático, excesivamente emocional e impredecible. Los trastornos de personalidad, los que más comúnmente se asocian con estos síntomas, son trastornos de tipo borderline y narcisista. La personalidad límite suele presentarse con marcada y persistente falta de control de impulsos y problemas de regulación emocional. Los tipos de personalidad narcisista, por otro lado, son arrogantes, albergan fantasías de poder, éxito y atractivo. Las personas con rasgos de personalidad narcisistas creen que son más especiales y más importantes que otros, y esperan una constante alabanza y admiración.

Cuando comenzamos a examinar individuos exitosos que exhiben características de personalidades fronterizas o narcisistas, ya sea dentro de la arena política, la industria de la salud mental o Hollywood, podemos encontrar que hay un aspecto que une a estos individuos, es decir, sus aspiraciones de ser la persona poderosa que quieren ser y se han convertido y, a veces, sorprendentemente, alcanzando la máxima altura de éxito en su respectiva profesión. Por otra parte, son éstas estas características las que les dieron su fama, foco y atención. Ellos fueron afortunados y lo suficientemente inteligentes como para canalizar sus vulnerabilidades para ganar popularidad y alimentar esos desafíos para crear positividad, haciendo una diferencia en la vida de las personas. Creando cambios y acercando a las personas mediante la creación de una comunidad de unidad.

Algunos de los líderes más grandes de la historia tuvieron problemas de salud mental que pueden haberlos ayudado a través de épocas de crisis. Katherine Nordal, psicóloga que encabeza el programa de práctica profesional de la Asociación Americana de Psicología, señala que “Algunos de esos problemas de salud mental pueden, de hecho, favorecer la grandeza”. Por ejemplo, Abraham Lincoln, el Gran Emancipador de sus tiempos más difíciles, a pesar de su sufrimiento personal por la depresión severa que lo acompañó la mayor parte de su vida. Como Lincoln, Winston Churchill era un gran líder, tratando no sólo con la lucha internacional, sino con sus propias luchas de salud mental al mismo tiempo. Se cree que Churchill luchó con el trastorno bipolar, en el que se mantendría despierto toda la noche escribiendo durante periodos de alta manía, finalmente publicando 43 libros además de asistir a sus deberes políticos.

Estos rasgos de  los diversos trastornos de la personalidad pueden servir para conectar a la gente y crear relaciones significativas más allá de la relación que se forma con un terapeuta. En un buen día, las personas que exhiben estos rasgos son vivos, creativos y amantes de la diversión. Son leales, apasionados, compasivos y son contribuyentes a la sociedad a toda hora, todo esto a pesar de sus enfermedades mentales. De hecho, si las personas que no están enfermas tuvieran la oportunidad de caminar una milla en sus zapatos y experimentar sus emociones, pensamientos e impulsos, las personas con enfermedades mentales pronto serían consideradas como guerreras.

Aquellos que tienen la suerte de tener características como Rajeli, Abraham Lincoln, Winston Churchill e innumerables otros grandes líderes, tienen la fuerza para canalizar esos aspirantes impulsos negativos hacia la positividad.

¿Les diagnosticaron una enfermedad mental? Es importante recordar que tienen lo que se necesita para revertir los resultados negativos y convertirlos en esfuerzos creativos que pueden generar satisfacción y logro en su vida y en la de los demás. Estas son cualidades únicas que uno debe apreciar cuando se canaliza en la dirección correcta y junto con la perspicacia, inteligencia y orientación, también serán ganadores en su propio derecho y tendrán éxito en la vida.

Recuerden, no existe tal cosa como un ser unidimensional. Siempre sos más que un diagnóstico.

Chaya Blumenberg,

LMSW entrenada en Terapia de Juego

Trabaja como Consejera Escolar en Belz, escuela primaria. Chaya puede ser contactada en chayauk@gmail.com.

Link a la web de Chazkeinu

Legales

El contenido de este blog, que incluye texto, gráficos, imágenes y otro material, es solo para fines informativos. Nada de lo contenido en este blog es, o debe ser considerado o utilizado como, un sustituto de asesoramiento médico profesional o de salud mental, diagnóstico o tratamiento. Nunca ignore los consejos médicos de su médico u otro proveedor calificado de atención médica ni demore en buscarlos debido a algo que haya leído en Internet, incluido este blog. Lo instamos a buscar los consejos de su médico u otro profesional de la salud calificado con cualquier pregunta que pueda tener con respecto a una condición médica o de salud mental. En caso de emergencia, llame a su médico o al 911 inmediatamente. La información contenida en o proporcionada a través de este blog se proporciona “tal cual”, sin ninguna garantía, expresa o implícita.